Discapacidad cognitiva moderada y habilidades informacionales.

Cuando hablamos de inclusión social y educativa de los alumnos con necesidades educativas específicas, creo que estamos de acuerdo en considerar su alfabetización informacional como parte de dicha inclusión.

Hay diferentes definiciones para describir las habilidades o competencias  informacionales. Escojo una de ellas, la de la American Library Association  ALA  – “Para estar dotado de competencia informacional una persona debe ser capaz de reconocer cuando necesita información y ser capaz de localizarla, evaluarla y usarla con eficacia y efectividad”–.

                Cada vez más, dichas habilidades necesitan ampliarse al uso de la red. Y no sólo a la localización de información y a su utilización, sino al uso de múltiples recursos que apoyen la búsqueda, la recopilación y el intercambio de ella, además de la creación de espacios, o entornos de aprendizaje que faciliten su manejo.

Es por este motivo que no deberíamos olvidar que este tipo de alumnos necesitan aprender a manejarse en la red de la manera más amplia posible, según sus competencias y posibilidades, ya que les podemos estar proporcionando un nuevo contexto desde el que pueden relacionarse y aprovechar la información presentada y ordenada de manera mucho más atractiva. Especialmente aquellos alumnos que se benefician de un aprendizaje “visual” por diversos motivos, entre ellos la dificultad para imaginar conceptos y abstraerlos, tienen en las presentaciones gráficas (infografías, páginas de recopilación de contenidos como Pinterest o Scoop.it,  etc.)  o visuales, como los vídeos,  ayudas que resultan especialmente prácticas.

Para ello deberemos empezar pronto a ayudarles a familiarizarse con el uso del ordenador, sin despreciar el que vayan más despacio al aprender a usarlo y al principio entiendan poco su funcionalidad.

Evidentemente hay diferencias entre las competencias que puede llegar a desarrollar  este tipo de alumnado.

Las discapacidades cognitivas suponen un reto, pero considerando que la capacidad de aprender está ahí, excepto en situaciones muy concretas vale la pena intentarlo. No digamos ya en alumnos con discapacidades cognitivas moderadas. Enseñando a alumnos con el Síndrome de Down, he visto muchas veces como se les restringe el uso del ordenador a que puedan utilizar cuatro juegos y poco más. Sin embargo aquellos que han practicado buscando información, al principio sencilla y muy significativa, y posteriormente más compleja, que se han acostumbrado a utilizar el correo electrónico, el chat, y posteriormente en edades adolescentes las redes sociales. Que han ido practicando el uso y aumentando rapidez con el teclado, y han aprendido a compartir vídeos, blogs, fotos… etc.  y los han colgado en su wiki; o que han grabado vídeos con explicaciones etc.,  posteriormente han resultado ser competentes en habilidades informacionales incluso en la búsqueda de información en papel. Internet fue lo primero que les resultó motivador, precisamente por poder mostrar a sus compañeros y familiares todo lo que eran capaces de hacer. Aunque fuera colgando simplemente fotografías para dar una explicación, o enviando por mail un vídeo de You Tube que habían encontrado y estaba relacionado con algo que querían mostrar. Compartirlo a traves de una wiki o una red social, resultó ser una oportunidad y estuvo más visible para los demás.