Identidad digital y reputación en la red. Algunos conceptos.

Portada del blog

Foto de portada:

ImagenCanadá. Toronto. 28 de septiembre. Los residentes de la ciudad durante la acción anual de  hombres “Camina una milla en sus zapatos” – “Walk a Mile in Her Shoes”- para combatir la violencia contra la mujer y la discriminación de sexos.

La acción se lleva a cabo en distintas ciudades, pero fue en Toronto donde surgió. Busca empatizar con las mujeres y supone un compromiso con la igualdad.

No sé si está relacionada con este proverbio hindú:

“Antes de juzgar a alguien, camina una milla en sus zapatos”

Sabemos que loas expectativas del profesor influyen en el rendimiento del alumno. Hay quienes, al hablar de educación, se centran mucho en los resultados de los alumnos y a corto plazo, sin considerar la importancia de atender al contexto socio económico y cultural para comprender  muchas cosas. Y a los estilos y ritmos de aprendizaje también. No hablemos ya de aquellos que están proponiendo que los alumnos deberían elegir aquellos estudios que tienen salidas laborales en estos momentos, en lugar de aquellos que les gustan. Productivos sí o sí, nos guste o no. Cuando precisamente es la pasión por algo lo que puede tranformarse en creatividad e innovación.

Por lo que el proverbio, si hablamos de aprendizaje, educación e igualdad de oportunidades, bien aplicado está.

Discapacidad cognitiva moderada y habilidades informacionales.

Cuando hablamos de inclusión social y educativa de los alumnos con necesidades educativas específicas, creo que estamos de acuerdo en considerar su alfabetización informacional como parte de dicha inclusión.

Hay diferentes definiciones para describir las habilidades o competencias  informacionales. Escojo una de ellas, la de la American Library Association  ALA  – “Para estar dotado de competencia informacional una persona debe ser capaz de reconocer cuando necesita información y ser capaz de localizarla, evaluarla y usarla con eficacia y efectividad”–.

                Cada vez más, dichas habilidades necesitan ampliarse al uso de la red. Y no sólo a la localización de información y a su utilización, sino al uso de múltiples recursos que apoyen la búsqueda, la recopilación y el intercambio de ella, además de la creación de espacios, o entornos de aprendizaje que faciliten su manejo.

Es por este motivo que no deberíamos olvidar que este tipo de alumnos necesitan aprender a manejarse en la red de la manera más amplia posible, según sus competencias y posibilidades, ya que les podemos estar proporcionando un nuevo contexto desde el que pueden relacionarse y aprovechar la información presentada y ordenada de manera mucho más atractiva. Especialmente aquellos alumnos que se benefician de un aprendizaje “visual” por diversos motivos, entre ellos la dificultad para imaginar conceptos y abstraerlos, tienen en las presentaciones gráficas (infografías, páginas de recopilación de contenidos como Pinterest o Scoop.it,  etc.)  o visuales, como los vídeos,  ayudas que resultan especialmente prácticas.

Para ello deberemos empezar pronto a ayudarles a familiarizarse con el uso del ordenador, sin despreciar el que vayan más despacio al aprender a usarlo y al principio entiendan poco su funcionalidad.

Evidentemente hay diferencias entre las competencias que puede llegar a desarrollar  este tipo de alumnado.

Las discapacidades cognitivas suponen un reto, pero considerando que la capacidad de aprender está ahí, excepto en situaciones muy concretas vale la pena intentarlo. No digamos ya en alumnos con discapacidades cognitivas moderadas. Enseñando a alumnos con el Síndrome de Down, he visto muchas veces como se les restringe el uso del ordenador a que puedan utilizar cuatro juegos y poco más. Sin embargo aquellos que han practicado buscando información, al principio sencilla y muy significativa, y posteriormente más compleja, que se han acostumbrado a utilizar el correo electrónico, el chat, y posteriormente en edades adolescentes las redes sociales. Que han ido practicando el uso y aumentando rapidez con el teclado, y han aprendido a compartir vídeos, blogs, fotos… etc.  y los han colgado en su wiki; o que han grabado vídeos con explicaciones etc.,  posteriormente han resultado ser competentes en habilidades informacionales incluso en la búsqueda de información en papel. Internet fue lo primero que les resultó motivador, precisamente por poder mostrar a sus compañeros y familiares todo lo que eran capaces de hacer. Aunque fuera colgando simplemente fotografías para dar una explicación, o enviando por mail un vídeo de You Tube que habían encontrado y estaba relacionado con algo que querían mostrar. Compartirlo a traves de una wiki o una red social, resultó ser una oportunidad y estuvo más visible para los demás.

Discapacidad, inclusión y amenazas.

 

“Se ha observado que cuantos más son los años de educación, menor es la tasa de enfermedad de Alzheimer en las personas que tienen una discapacidad intelectual. Se ha propuesto que la educación refleja una mayor “reserva sináptica”, y que esa mayor reserva sináptica puede retrasar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer”.

Artículo: Alzheimer dementia in Down’s syndrome: the relevance of cognitive ability
Autores: V. Temple, E. Jozsvai, M.M. Konstantareas, T.-A. Hewitt
Revista: Journal of Intellectual Disability Research, 45: 47-55, 2001 (febrero). Ontario M5C 2C2, Canadá

La frase, traducción del artículo mencionado tiene unos años, pero no ha perdido vigencia.

Educar a las personas con algún tipo de discapacidad cognitiva es necesario para mejorar  su calidad de vida y mantener, sino mejorar, su capacidad cognitiva y por lo tanto su aprendizaje.

En 1994 la UNESCO celebró en Salamanca (España) la Conferencia mundial sobre necesidades educativas especiales, bajo el lema “acceso y calidad”. Y fue en ella en donde se da un “giro” que conduce del concepto de normalización al de inclusión, estando ligado este término a la participación total en el entorno comunitario.  El principio de normalización ya no va dirigido a los discapacitados sino a todos los individuos y al concepto de igualdad de oportunidades.

Posteriormente Schalock (1996) proporcionó un interesante modelo de aplicación para las personas con discapacidad: “El modelo de calidad de vida” y que influyó notablemente en la revisión del paradigma sobre ella en el año 2002 y aceptado por la OMS. El modelo define la calidad de vida deseadas por un individuo en función de ocho necesidades básicas que representan el núcleo en la vida de cada uno: bienestar emocional, relaciones interpersonales, desarrollo personal, bienestar físico, auto – determinación (poder decidir por uno mismo), inclusión social y derechos.

Estos apuntes sobre el modelo de Schalock y sobre la importancia de permitir la educación continua de las personas con discapacidad ya que mejora su calidad de vida los  he querido repasar aquí a modo de resumen porque pienso que no debemos olvidar que sin un modelo inclusivo no hay una sociedad democrática. Y el modelo inclusivo habla de todos, absolutamente todos.

Últimamente veo información sobre liderazgo y educación. El término “liderazgo” me gusta poco, lo entiendo como algo diferenciador; incluso lo entiendo como “sumisión” a un líder. Pero lo que me ha preocupado más es ver unido este concepto al de personas con discapacidad y su inclusión en el mundo laboral. ¿Ya no es importante el modelo de Schalock y sus dimensiones ligadas a la satisfacción personal?   ¿Vamos a un modelo de competitividad, liderazgo y adaptación al mundo empresarial con sus premisas y ajustes? El sujeto adaptado a un entorno caníbal…

¿Es el entorno el que se ha de adaptar al sujeto con discapacidad? Yo creo que sí, en coherencia con el modelo inclusivo.

Alumnos con necesidades educativas específicas.

    Mi última experiencia ayudando a crear un entorno de aprendizaje virtual a alumnos con el Síndrome de Down me ha supuesto además de una enorme satisfacción un aprendizaje muy valioso, ya que para los alumnos que aprenden mejor visualmente, o que tienen problemas con la conceptualización de la información, es un recurso interesante por diversos motivos.

Los alumnos con el Síndrome de Down tienen dificultades en la abstracción de conceptos. Existen diferencias entre unos alumnos y otros, pero les ayuda mucho ver representada la información  sobre contenidos que necesitan comprender y retener en un esquema muy gráfico, o una infografía; también un vídeo sencillo, por ejemplo.

La representación visual les resulta de gran ayuda para entender la secuencia de las acciones y la mencionada conceptualización.

Tener  en una pantalla de forma ordenada  acceso a contenidos visuales  les resulta de gran ayuda, ya que los procesos de atención y memoria a corto plazo necesitan de entrenamiento constante para la mejora de su comprensión y retención. Retener conceptos básicos para enlazar significativamente con otros más complejos que irán aprendiendo.

Me explico: sin despreciar el material escrito (cuadernos que utilizan y libros adaptados), les resulta a menudo  farragoso repasarlo ya que debido a las dificultades con la memoria a corto plazo y las funciones ejecutivas de recuperación, selección y elaboración de la información, tienen poca comprensión lectora en la mayoría de los casos. Utilizar una cuenta de youtube, por ejemplo, desde la que el alumno pueda consultar diversos vídeos con explicaciones no muy largas sobre distintos temas que necesita aprender le puede resultar también agradable, fácil de repasar y cómodo de utilizar.

No quiero decir que por este motivo dejen de leer textos, si no que es una forma de adecuar la enseñanza y el aprendizaje a sus necesidades educativas, que conlleva facilitar el material para que éste pueda ser visto sucesivamente sin resultar aburrido y a la larga comprendido y transferido.

Hay múltiples recursos que les pueden resultar muy atractivos y facilitadores. Iré comentando los que más he utilizado y por qué motivo.